DE_LOS_CIUDADANOS_DE_EUROPA__ESP

Señor Günther Oettinger
Comisario Europeo de la Energía
B – 1049 – BRUXELAS
Bélgica

Señora Connie Hedegaard
Comisaria Europea de la Acción para el Clima
rue Archimède, 73
1000 - BRUXELAS
Bélgica

Cc : Señor Jo Leinen
jo.leinen@europarl.europa.eu


Señora Comisaria Europea, Señor Comisario Europeo,

Durante la presentación de la investigación ((« IMPACTS OF SHALE GAS & SHALE OIL EXTRACTION ON THE ENVIRONMENT AND HUMAN HEALTH » (IP/A/ENVI/ST/2011-07) por Stefan Lechtenböhmer, bajo la responsabilidad de Lorenzo Vicario)) demostrando la inquietud de los ciudadanos europeos frente a los cambios climáticos, usted Señora Comisaria encargada del clima, ha declarado no "estar favorable a una moratoria sobre los gases de esquistos" justificando "no poder decir no de entrada a una tecnología".

Al final de este debate, la Comisión rechazó totalmente la explotación de gases de esquistos en Europa; la Unión Europea sigue debatiéndose entre “seguridad energética” y “medio ambiente” y usted mismo, Señor Günther Oettinger, Comisario encargado de la Energía, se ha pronunciado “por la adopción de normas comunes en la UE y por someter una propuesta de aquí a 2012”.

Sin embargo, según un artículo en ”The Wall Street Journal”, usted, Señor Gunther Oettinger, ha anunciado que la Comisión europea acababa de pronunciarse en contra de cualquier nuevo marco legislativo para los gases y aceites de esquistos a escala de la Unión Europea.

El eurodiputado Jo Leinen había confiado a “The Guardian” que deseaba una Directiva que implicaría que los carburantes con efectos negativos sobre el medio ambiente – como el gas de esquistos y el petróleo de arenas bituminosas –  sean estrictamente reglamentados en la UE. Jo LEINEN afirmo que este tipo de intervención legislativa sería seguramente apoyada, en la medida que muchos eurodiputados están cada vez más preocupados por el papel del gas de esquistos en el abanico energético mundial.

El Consejo – por otro lado – ha pedido un programa de acción sobre las aguas subterráneas y una revisión de la directiva 80/68/CEE del Consejo del 17 de diciembre de 1979 respecto a la protección de las aguas subterráneas contra la contaminación debida a ciertas sustancias peligrosas, en el marco de una política global de protección de las aguas dulces.

En la naturaleza, hacen falta millones de años con temperaturas entre 100 y 150°C para generar hidrocarburos en la mayoría de las rocas madres. Ahora bien, estos recursos naturales – y sobre todo fósiles - no son infinitos y ese es el reto del decenio al que nos enfrentamos ahora.

Además, hay ahora consenso sobre la realidad de un desarreglo climático global y ahora, frente al mayor reto del siglo XXI, es decir el agotamiento previsto de los recursos naturales, la gente quiere poner en marcha las bases del desarrollo sostenible porque el modelo actual ya no es perenne. En efecto, “una transición energética no solamente es posible, sino que además es económicamente viable; no es solamente posible, sino que “ES LA ÚNICA OPCIÓN” porque estamos enfrentados a la urgencia más terrible de nuestra época”.

No es inútil recordar aquí los riesgos que conlleva la fractura hidráulica: se necesitan 700 productos químicos, la mayoría generadores de cáncer. Adam Law, un endocrinólogo de la escuela de medicina Weill Cornell de Nueva York estima que hay que imponer una moratoria sobre la fractura hidráulica, a la espera de que la pregunta de los efectos sobre la salud esté resuelta. A eso se añade la contaminación comprobada y demostrada de la capa freática, así como los riesgos de seísmos.

NOSOTROS, CIUDADANOS EUROPEOS, PEDIMOS OTRA VÍA HACIA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA – cuando EL PICO DEL PETRÓLEO HA SIDO YA ALCANZADO – con el objetivo de una disminución considerable de la utilización de energías fósiles y nuclear, anticipando el fin de los “fósiles fáciles” y de una prohibición de la exploración y de la explotación de gases de esquistos en Europa, para pasar a un sistema basado en el ciudadano responsable y substituyendo por una red horizontal e interactiva la red de arriba a abajo del paradigma (*) tradicional.

¡“Guión ideal”, pensaréis! Cualquier acción es posible, cualquier acción es realista y realizable antes de que llegue el día que no podamos alimentarnos, alumbrarnos, calentarnos porque habremos tomado las decisiones equivocadas. Los movimientos ciudadanos que se manifiestan y resisten – TRADUCEN ESTA VOLUNDAD PRIMORDIAL. POR TANTO son todos los modos de gobernanza lo que conviene remediar. Tenemos todos los instrumentos en nuestra mano para ello. En Europa, eso se llama: LA CONVENCIÓN AARHUS, PORQUE NOSOTROS SOMOS EL PUEBLO.

Queremos un cambio, y no únicamente en las decisiones del mix-energético: queremos una Europa que se oriente hacia las necesidades humanas, y no hacia la satisfacción y el beneficio de algunos, una Europa que deje de denegar la democracia.

Señoras y señores, reciban la llamada DE LOS CIUDADANOS DE EUROPA (Movimiento eurociudadano).



(*)  En el campo económico, selección de problemas a estudiar y técnicas propias de su estudio.

 

 

Facebook